Seleccionar página

Tener una buena reputación online es vital para destacar entre los competidores de tu sector. Este concepto representa el prestigio o estima que tiene una persona o marca en internet.

Saber qué demandan y opinan los usuarios sobre uno mismo o una marca es determinante para saber cómo gestionar su reputación. Se debe hacer de manera holística, mezclando la reputación online con la offline, para transmitir una imagen consistente e integrada como marca.

Esta percepción es solo el reflejo del prestigio que tiene una marca en internet y debe ser gestionada bajo una estrategia de marketing online que ayude a su desarrollo y crecimiento.

La reputación online de una marca

La presencia de una empresa en un mercado cada vez más competitivo dependerá de la reputación que ésta se esté ganando. Cada empresa del ecosistema laboral posee la suya propia, siendo ésta la principal característica de su personalidad.

La reputación online se trabaja teniendo en cuenta todos los puntos de comunicación posibles que afectan directamente a una empresa en el ámbito digital.

Tiene que ver con el resultado de las opiniones de sus actuales y antiguos clientes y de sus experiencias con ella. Esta percepción tiene más valor e importancia que la propia realidad productiva de la compañía en términos mercantiles. Esta imagen ficticia, creada a partir del público, es la que contará a la hora de elegir o no la compra de un producto de una marca u otra.

La reputación online es la que, específicamente, se adquiere en el mundo digital, pero va ligada a la reputación de la marca, y requiere de un cuidado importante de la imagen digital, así como de la gestión de lo que se transmite a la comunidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies