Indemnización por suplantación de identidad

mayo 10, 2022

¿Sabías que el país europeo con más víctimas de robo de identidad es España? Con cifras 4% por encima de la media del continente según el informe de Eurostat, en el último año los ciudadanos españoles han sido víctimas de crímenes digitales como el phishing. No obstante, estos son delitos graves que la ley reconoce y condena. Si has sido víctima, tienes derecho a indemnización por suplantación de identidad.

Con el crecimiento del internet y la evolución de nuevas tecnologías, los casos de suplantación de identidad han tomado un mayor alcance a raíz del aumento de oportunidades y de entradas para usurpar datos de usuarios vulnerables. Dentro del Código Penal, el delito por usurpación de identidad se encuentra registrado en los Títulos X, XI, XII. Dependiendo de la naturaleza del caso y de la gravedad de las consecuencias, posee diferentes efectos penales y diferentes tipos de indemnización por suplantación de identidad.

De igual manera, este tipo de delitos no es fácil de detectar en sus etapas tempranas. Generalmente, un cibernauta se da cuenta de que está siendo víctima de robo de identidad en los 4 meses posteriores a que el usuario malintencionado o phisher comenzó con la suplantación. En el momento que la víctima se hace consciente de su situación es fundamental que coloque la denuncia y comience con el proceso penal contra el infractor.

¿Qué es la suplantación de identidad?

La suplantación o robo de identidad hace referencia al conjunto de acciones que un usuario phisher aplica para hacerse pasar por otra persona para cometer actividades delictivas; pueden ser fraudes, obtención de datos sensibles o confidenciales, ciberbullying, entre otros. No existe una tipificación para la víctima, desde personas naturales hasta celebridades pueden verse afectadas por un delito cibernético como la usurpación de identidad. 

La manera más común de usurpar información personal es mediante el uso de las vulnerabilidades de los sistemas de seguridad informáticos. Los delincuentes cibernéticos pueden robar alguno de los equipos con información confidencial como los dispositivos móviles o interceptar datos enviados a través de redes mediante phishing, malware o un perfil falso en redes sociales.

Este tipo de ciberdelincuentes aplican técnicas dentro de la rama de la ingeniería social. Es decir, utilizan la práctica ilegítima de obtención de información personal a través de la manipulación de usuarios. Generalmente, se suplanta la imagen de una persona o empresa que genere confianza mediante un canal de comunicación electrónica que aparente ser oficial, como correos electrónicos o llamadas telefónicas. 

Por ejemplo, el ciberdelincuente se hace pasar por tu entidad bancaria por correo electrónico u otro medio declarando que necesitan tus datos secretos por un problema dentro de tu cuenta. Otra técnica utilizada es enviar dentro de estos correos falsos, enlaces o URLs codificadas con virus para robar tus datos directamente,

Cabe acotar que la suplantación de identidad mediante el uso de perfiles falsos o la imitación de otros usuarios como una acción individual no constituye un delito. Se puede solicitar la indemnización por suplantación de identidad cuando el phisher utiliza los datos robados para obtener algún tipo de beneficio a cambio.

Delito y condena según el Código Penal

En la situación que un usuario se vea víctima de usurpación de su identidad, este delito posee diferentes niveles de penalidades legales. A pesar de que la suplantación de la identidad recae en el Código Penal, la legislación no establece una normativa homogénea en todos los casos de estafa. Las sanciones e indemnización por suplantación de identidad varían en función de los sucesos, secuelas y gravedad del caso.

Dependiendo de la naturaleza de las acciones de usurpación de identidad se categoriza el tipo de pena o sanción jurídica. Las características más comunes de suplantación de identidad son:

  • El usuario solo crea un perfil falso de la víctima, sin añadir información personal de la misma. En este caso, la única acción que puede ejercer el afectado es notificar a la red social implicada para eliminar el perfil. Suplantar únicamente el nombre de una persona no se considera un delito.
  • Existe un perfil falso de la víctima con información personal o sensible, como imágenes. En este caso se está vulnerando el derecho a la propia imagen (artículo 18 de la Constitución Española).
  • El phisher accede a un servicio de la víctima, haciéndose pasar por la misma. Se rige como un delito ya que se traspasa la privacidad de la persona, donde el phisher comete delito de descubrimiento y revelación de secretos por medio de prácticas ilícitas.

Un usuario malintencionado puede utilizar un perfil falso de redes sociales con diferentes objetivos. Por ejemplo, como algunos delitos tipificados dentro del Código Penal, pueden ocurrir injurias, calumnias, estafas, amenazas, ciberbullying y demás. Dependiendo del delito que esté incurriendo, se aplicará la sanción establecida. Las sanciones pueden variar desde multas hasta tiempo en cárcel. 

Tipo de sanciones por la suplantación de identidad

Las sanciones, penas jurídicas e indemnización por suplantación de identidad varían según: el tipo de delito incurrido; el beneficio económico que se obtuvo; la extensión de tiempo en que ocurrió el comportamiento; las secuelas perjudiciales sobre la víctima; y si es un comportamiento reincidente.

Por ejemplo, si dentro del robo de información se está tratando con un caso donde se obtuvo ventajas económicas por fraude, el agresor puede obtener de 1 a 3 meses de prisión por estafas de menos de 400 €. Si los beneficios son mayores a 400 €, el culpable recibirá hasta 3 años en prisión.

Por otro lado, cuando nos referimos a delitos de injurias, daños al honor de la víctima o difusión de secretos, el agresor puede recibir penas de prisión de 12 a 24 meses o de 1 a 4 años según la gravedad del delito y de las secuelas.

En el caso de que esté ocurriendo alguno de estos delitos, la víctima debe colocar la denuncia por suplantación de identidad ante la Policía o la Guardia Civil. Cabe acotar que es fundamental presentar evidencias como capturas de pantallas y conversaciones. El afectado también cuenta con la opción de acudir a la AEPD. Resulta positivo que el afectado se ponga en contacto con empresas que sufrieron daño colateral, como empresas donde el phisher contrató un servicio.

Multa por suplantación de identidad

La suplantación de identidad es un delito grave que puede conllevar severas sanciones económicas. La multa impuesta por este acto ilícito varía según la legislación de cada país o estado, pero en general, se establece en función de la gravedad del daño causado a la víctima. Es fundamental entender que, además de la compensación a la víctima, el culpable puede enfrentarse a multas que buscan desincentivar la comisión de este tipo de fraude.

En muchos casos, la multa por suplantación de identidad puede ascender a miles de dólares o euros, lo que refleja la seriedad con la que las autoridades tratan este delito. Estas multas pueden incrementarse si la suplantación ha llevado a la comisión de otros crímenes, como el fraude bancario o el robo de crédito, lo que puede multiplicar el perjuicio económico para el infractor.

Además de las multas económicas, las personas halladas culpables de suplantación de identidad a menudo enfrentan consecuencias penales, que pueden incluir penas de cárcel. Esto subraya la naturaleza dual del castigo por este delito: la sanción busca tanto reparar el daño a la víctima como castigar al infractor para prevenir futuros delitos.

Es importante que las víctimas de suplantación de identidad denuncien rápidamente el delito para poder iniciar el proceso legal que puede llevar a la indemnización y a la imposición de multas al culpable. Las autoridades competentes pueden ofrecer orientación y apoyo durante este proceso, que es clave para restablecer la integridad de la identidad y la reputación de la persona afectada.

Indemnización

En el momento en que se ha probado que en el caso ocurrió fraude o algún hecho delictivo, la víctima se encuentra en su derecho de recibir indemnización por suplantación de identidad. Si la vía legal se utiliza para castigar al infractor o phisher, la vía civil se utiliza para solicitar la indemnización de la víctima. Cabe resaltar que, como las sanciones, la indemnización variará según diversos factores como las consecuencias del delito sobre el afectado.

Por ejemplo, en el caso de robo de tarjeta de crédito, la víctima deberá colocar una denuncia en primera instancia. Luego de la resolución del juicio, la entidad bancaria deberá abonar la cantidad perdida a la persona.

Existen situaciones en donde el robo de identidad tiene consecuencias más extensas, como la inclusión del nombre de la víctima en una lista de morosos. La indemnización por suplantación de identidad en estos casos se debe calcular en base al perjuicio causado por la inclusión en el archivo más el daño moral que se haya podido derivar del mismo.

Prevenir la suplantación de identidad

A medida que las técnicas ilícitas de suplantación de identidad van evolucionando, también lo deben hacer las medidas para reducir el riesgo de que ocurra el robo de nuestros datos personales. Entre los consejos más comunes se tienen:

  1. Supervisar las copias de documentos identificativos como pasaportes o DNI que existan, así como no subirlas a sitios desconocidos
  2. Informarse con los tipos de fraude que ocurren en las redes, cómo se llevan a cabo sus operaciones y las técnicas novedosas que aplican, ya que el internet es un sitio dinámico y no siempre se podrá prometer tu seguridad. Igualmente, se debe informarse sobre las acciones que se puedan llevar a cabo para prevenir estragos y mejorar la privacidad digital
  3. En el mismo ámbito, el usuario debe instruirse sobre la política de privacidad y las condiciones del servicio al que se desea acceder
  4. Crear contraseñas de alto nivel para los sitios webs nuevos en los que ingresemos. Las contraseñas más seguras no poseen datos personales, son largas e integran números y símbolos. Asimismo, procurar cambiar contraseñas frecuentemente
  5. Evitar enviar o difundir imágenes o vídeos con contenido comprometedor
  6. Asegurarse de usar redes de internet seguras (https:// y mostrar un candado cerrado en la barra del navegador). Evitar usar redes WiFi-públicas o que no sean de confianza

¿Tu reputación online ha sufrido daños por un delito de suplantación de identidad? Deja que los expertos en Remove Group te ayuden a recuperar tu prestigio en línea. Contacta con nuestros expertos para estudiar tu caso más detalladamente.

Juicio por suplantacion de identidad

Un juicio por suplantación de identidad se inicia cuando una persona ha sido víctima de este delito y decide emprender acciones legales contra quien ha usurpado su identidad. Este proceso busca no solo castigar al culpable sino también obtener una compensación por los daños sufridos, los cuales pueden ser tanto materiales como emocionales.

En el transcurso de un juicio por este delito, es crucial demostrar que se ha producido un uso indebido de la información personal sin consentimiento. Los abogados de la víctima deben presentar pruebas contundentes que vinculen al acusado con la actividad fraudulenta. Esto puede incluir registros financieros, testimonios, registros de IP y cualquier otra evidencia que demuestre la implicación del acusado en la suplantación de identidad.

La indemnización en estos casos puede cubrir una amplia gama de perjuicios, desde los gastos legales y las pérdidas financieras directas hasta el daño reputacional y el estrés emocional. El objetivo es restaurar, en la medida de lo posible, la situación previa al delito, compensando a la víctima por los inconvenientes experimentados. La cuantía de esta indemnización será determinada por el juez, basándose en la gravedad del delito y las secuelas sufridas por la persona afectada.

El proceso judicial puede ser largo y complejo, pero es fundamental para hacer valer los derechos de las víctimas de suplantación de identidad. Durante el juicio, se evalúan tanto las acciones ilícitas del acusado como el impacto que estas han tenido en la vida del demandante. La justicia busca así no solo proporcionar un alivio económico sino también enviar un mensaje disuasorio a quienes consideren cometer este tipo de delitos.

Aunque la indemnización es un aspecto crítico, el juicio también puede tener como consecuencia la imposición de sanciones penales. Dependiendo de la legislación aplicable, el responsable de la suplantación de identidad podría enfrentar multas sustanciales, penas de prisión, y la obligación de tomar medidas para corregir los problemas causados, como alertar a las Tecnologías de crédito y rectificar registros públicos o privados afectados por el delito.

Condena por suplantación de identidad

En muchos países, este acto ilícito se castiga con penas que pueden incluir multas sustanciales y privación de la libertad. El objetivo de estas sanciones es disuadir a las personas de cometer tal fraude y proteger la integridad y los derechos de las víctimas afectadas.

Al ser condenado por suplantación de identidad, el culpable no solo enfrenta las repercusiones legales inmediatas, sino que también puede sufrir daños a largo plazo en su reputación y oportunidades futuras. Las condenas por este tipo de delitos suelen quedar registradas en los antecedentes penales, lo que puede dificultar el acceso a empleos, préstamos y servicios.

En el proceso judicial, se evaluarán las pruebas presentadas y, de ser hallado culpable, el condenado podría tener que resarcir a la víctima por los daños ocasionados. Esto puede incluir el reembolso por pérdidas financieras directas y, en algunos casos, compensación por el daño emocional y el estrés causado por la suplantación de identidad.

Las leyes de algunos territorios contemplan la posibilidad de imponer sentencias complementarias, como la realización de servicios comunitarios o la obligación de asistir a programas educativos sobre el fraude y sus consecuencias. Estas medidas buscan no solo castigar, sino también educar y rehabilitar al infractor.

Es importante que las víctimas de suplantación de identidad sepan que tienen derecho a buscar justicia y a ser indemnizadas por los daños sufridos. La condena por este delito es un paso crucial para restaurar su identidad y seguridad personal, y para mantener la confianza en los sistemas financieros y legales que protegen la información personal de los individuos.

Condena por usurpación de identidad

La usurpación de identidad es un delito que consiste en hacer uso de la identidad de otra persona sin su consentimiento, con el objetivo de obtener algún beneficio o causar un perjuicio. Este acto delictivo es penalizado en muchas jurisdicciones, y la condena puede incluir tanto sanciones económicas como penas de prisión. En casos donde la suplantación de identidad ha causado daños significativos, las víctimas pueden tener derecho a recibir una indemnización por los perjuicios ocasionados.

La determinación de la condena por este delito generalmente se basa en la gravedad del caso y el impacto en la víctima. Las autoridades competentes evalúan factores como el monto robado, la duración del engaño, y el daño a la reputación y la salud emocional del afectado. La condena por usurpación de identidad puede implicar la restitución completa de los fondos sustraídos y, adicionalmente, una compensación por el daño moral sufrido.

En el proceso legal, la víctima debe demostrar que ha habido una clara violación de su identidad y que ha sufrido consecuencias negativas a raíz de ello. Documentos como extractos bancarios, informes de crédito y testimonios pueden ser fundamentales para establecer la magnitud del delito. La efectividad de la defensa legal juega un papel crucial para asegurar que la condena refleje adecuadamente la seriedad del delito y proporcione justicia al perjudicado.

Es importante destacar que la condena por usurpación de identidad también puede incluir medidas preventivas para evitar futuros incidentes. Dichas medidas pueden abarcar la imposición de una orden de alejamiento, la obligación de asistir a programas de rehabilitación o la implementación de salvaguardas para proteger los datos personales del afectado. Estas acciones tienen como fin garantizar la seguridad de la víctima y evitar la recurrencia de actos similares.

Condena por robo de identidad

El robo de identidad es un delito grave que afecta a millones de personas cada año. La condena por robo de identidad varía según la jurisdicción, pero en general, puede incluir penas de prisión, multas sustanciales y la obligación de pagar indemnización a las víctimas. La gravedad de la pena depende de varios factores, como el alcance del daño causado, la cantidad de dinero robado y los antecedentes del infractor.

En el proceso judicial, una vez demostrada la culpabilidad, los condenados por robo de identidad pueden enfrentar sentencias que van desde varios meses hasta más de una década en prisión. Esto es especialmente cierto en casos donde se han utilizado identidades robadas para cometer otros delitos, como fraude bancario, estafas en línea o actividades delictivas relacionadas. Las autoridades toman muy en serio estos casos, buscando imponer castigos que reflejen la seriedad del delito.

Además de las sanciones penales, los condenados por robo de identidad suelen enfrentar consecuencias civiles. Pueden ser responsables de restituir a las víctimas por las pérdidas financieras sufridas, lo que incluye el costo de la recuperación de la identidad y el reembolso de los fondos robados. Estas indemnizaciones buscan aliviar el impacto financiero y emocional que sufren las víctimas y disuadir a los delincuentes de cometer futuros delitos.

La condena también puede llevar aparejadas condiciones adicionales, como la supervisión durante un periodo de libertad condicional y la necesidad de asistir a programas de educación sobre el robo de identidad. Estas medidas tienen como objetivo rehabilitar al infractor y evitar la reincidencia, protegiendo así a la sociedad de futuros delitos relacionados con la suplantación de identidad.

Es importante destacar que la legislación continúa evolucionando para enfrentar los desafíos que surgen con las nuevas tecnologías y métodos de robo de identidad. Por ende, las penas y medidas legales se actualizan regularmente para garantizar que los delincuentes sean castigados de manera apropiada y que las víctimas reciban la justicia y la compensación que merecen.

Soluciones globalesOficinas Centrales
Operamos en todo el mundo ofreciendo soluciones tecnológicas globales desde nuestra sede.
SedesDónde están nuestros clientes?
Remove Map
Cobertura mundial
SíguenosNews
Mantente al día de las novedades en gestión de reputación online.
Soluciones globalesOficinas Centrales
Operamos en todo el mundo ofreciendo soluciones tecnológicas globales desde nuestra sede.
SedesDónde están nuestros clientes?
Remove Map
SíguenosSocial Media
Mantente al día de las últimas novedades en gestión de la reputación en internet.