Seleccionar página

¿Qué cambia GDPR?
Esta normativa amplía el alcance de la legislación europea sobre protección de datos, abarcando empresas no europeas que ofrezcan bienes y servicios a residentes en Europa.

Además, las firmas pasan a ser totalmente responsables de la gestión de datos personales: la protección será una parte fundamental del diseño de todos los procesos de datos y están obligadas a configurar sus servicios con la máxima seguridad por defecto.

Asimismo, las multas para las empresas por infracciones en la protección de datos se incrementan notablemente, y pueden llegar a cifras considerables (hasta un 4% de la facturación global anual de la compañía en cuestión).

De hecho, aquellas empresas en las que el tratamiento de datos forme parte fundamental de su negocio principal están obligadas a incorporar la figura del Delegado de Protección de Datos (DPO).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies